domingo, 1 de marzo de 2009

Theodor W. Adorno: la forma

Lukács tiene de común con los dictadores culturales el gesto drástico que consiste en seguir operando desde lo alto mediante fórmulas -tales como realismo crítico y socialista-, pese a todas las protestas de dinamismo. La crítica hegeliana del formalismo kantiano en el campo de la estética queda simplificada, hasta el punto de afirmar que en el arte moderno se sobrevaloran desmesuradamente el estilo, la forma y los medios expresivos; como si Lukács no tuviera la obligación de saber que solo a través de tales momentos el arte se distingue, como conocimiento, de las ciencias, y que las obras de arte indiferentes a su "como" contradicen su mismo concepto. Lo que le parece formalismo tiende, en realidad, mediante la construcción de los elementos en virtud de la ley de la forma, a esa "inmanencia del significado" en la que Lukács sigue confiando, en lugar de insertar el significado en la imágen, desde el exterior, mediante un decreto arbitrario.

Theodor W. Adorno "Lukács y el equívoco del realismo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada